COLEGIO PARTICULAR MIXTO

SANTA CLARA

"Por una Educación sostenible e innovadora,
valorando la creación de Dios"
"El COVID no mata solo. No seamos cómplices"

Datos sorprendentes de San Francisco de Asís (lectura para las familia postulantes

Este día 4 de octubre la Iglesia celebra la fiesta de un popular santo que es conocido entre los católicos y no católicos por su vida de pobreza, castidad y la obediencia a Dios.

No dejes de leer y conoce 10 datos sorprendentes de San Francisco de Asís:

  1. El Santo Padre expresó que eligió el nombre de Francisco en honor a San Francisco de Asís. “Para mí es el hombre de la pobreza, el hombre de la paz, el hombre que ama y custodia la creación; en este momento, también nosotros mantenemos con la creación una relación no tan buena, ¿no? Es el hombre que nos da este espíritu de paz, el hombre pobre”.
  2. Nació en Asís (Italia), en el año 1182. Durante su juventud vivió una vida de ricos, diversiones, gastaba el dinero de manera ostentosa y solo le importaba divertirse en la vida. Hasta que un día escucho la voz de Dios: “Francisco, repara mi Iglesia, pues ya ves que está en ruinas”.
  3. Hijo de un rico mercader llamado Pietro di Bernardone, Francisco de Asís era un joven mundano de cierto renombre en su ciudad. Había ayudado desde jovencito a su padre en el comercio de paños y puso de manifiesto sus dotes sustanciales de inteligencia y su afición a la elegancia y a la caballería.
  4. Francisco renunció a la herencia de sus padres y una vida de lujos. Se dedicó a cuidar a los pobres, a los enfermos, a la naturaleza y se entregó por completo a Dios. Atendió el auxilio del leproso, en lugar de huir como era costumbre en aquella época. Movido por el Espíritu Santo se acercó y le dio un beso. A partir de ese momento cambio su vida y se lamentaba constantemente llorando por sus pecados.
  5. Además, con la colaboración de Santa Clara, fundó la rama femenina de la orden, las Damas Pobres, más conocidas como las clarisas. Años después, en 1221, se crearía la orden tercera con el fin de acoger a quienes no podían abandonar sus obligaciones familiares.
  6. Las primeras (abril de 1209) fueron Bernardo de Quintavalle y Pedro Cattani, a los que se sumó, tocado su corazón por la gracia, el sacerdote Silvestre; poco después llegó Egidio. San Francisco de Asís predicaba la pobreza como un valor y proponía un modo de vida sencillo basado en los ideales de los Evangelios. entregó la dirección de la comunidad a Pedro Cattani. La dirección de la orden franciscana no tardó en pasar a los miembros más prácticos, como el cardenal Ugolino (el futuro papa Gregorio IX) y el hermano Elías, y San Francisco pudo dedicarse por entero a la vida contemplativa.
  7. Hacia 1210, tras recibir a Francisco y a un grupo de once compañeros suyos, el papa Inocencio IIIaprobó oralmente su modelo de vida religiosa, le concedió permiso para predicar y lo ordenó diácono.
 
  1. Recibió los estigmas mientras realizaba un ayuno de 40 días. Un franciscano que lo acompañó dijo: “de repente vio una visión de un serafín, un ángel de seis alas en una cruz. Este ángel le dio el don de las cinco llagas de Cristo”. Esto sucedió en 1224 durante un ayuno de 40 días en el Monte Alvernia.
  2. Al enterarse que le quedaban pocas semanas de vida, dijo “¡Bienvenida, hermana muerte! “y pidió que lo llevaran a Porciúncula. Murió el 3 de octubre de 1226 después de escuchar la pasión de Cristo según San Juan. Tenía 44 años de edad. Lo sepultaron en la Iglesia de San Jorge en Asís
  3. En 1228, apenas dos años después, fue canonizado por el papa Gregorio IX, que colocó la primera piedra de la iglesia de Asís dedicada al santo. La festividad de San Francisco de Asís se celebra el 4 de octubre.

 

Sin duda alguna existen más datos importantes de la vida de este gran santo, que no nos alcanza para compartir en este espacio. La vida de Francisco nos enseña a saber contagiar ese entusiasmo por Cristo a los demás y predicar siempre con el ejemplo y con la palabra.

https://www.arquidiocesismty.org/arquimty/10-datos-sorprendentes-de-san-francisco-de-asis/

San Francisco de Asís


San Francisco de Asís

La llamada a la predicación

El 24 de febrero de 1209, en la pequeña iglesia de la Porciúncula y mientras escuchaba la lectura del Evangelio, Francisco escuchó una llamada que le indicaba que saliera al mundo a hacer el bien.

Con el tiempo, el número de sus adeptos fue aumentando y Francisco comenzó a formar una orden religiosa, llamada actualmente franciscana o de los franciscanos, en la que pronto se integraría San Antonio de Padua. Hacia 1215, la congregación franciscana se había ya extendido por Italia, Francia y España.

Últimos años

A su regreso, a petición del papa Honorio III, compiló por escrito la regla franciscana, de la que redactó dos versiones (una en 1221 y otra más esquemática en 1223, aprobada ese mismo año por el papa)  

Durante este retiro, San Francisco de Asís recibió los estigmas (las heridas de Cristo en su propio cuerpo). Aquejado de ceguera y fuertes padecimientos, pasó sus dos últimos años en Asís, rodeado del fervor de sus seguidores.

Sus sufrimientos no afectaron su profundo amor a Dios y a la Creación: precisamente entonces, hacia 1225, compuso el maravilloso poema Cántico de las criaturas o Cántico del hermano sol, que influyó en buena parte de la poesía ascética y mística española posterior (Fray Luis de LeónSanta Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz). San Francisco de Asís falleció el 3 de octubre de 1226.

En el Testamento, escrito en vísperas de su muerte e impuesto como parte integrante de la regla, San Francisco lega a sus compañeros de orden, como el mayor tesoro espiritual, a madonna Pobreza.

El Cántico de las criaturas

A estas obras, todas ellas de alta significación espiritual, debe sumarse una que reviste además una gran importancia literaria: el Cántico de las criaturas (llamado también Laudes creaturarum o Cántico del hermano Sol), redactado probablemente un año antes de su muerte. Según refiere la leyenda, la escritura de este poema fue un don y el remedio para su avanzada ceguera. Se trata de una plegaria a Dios, escrita en dialecto umbrío y compuesta de 33 versos que no tienen un metro regular. La rima repite el mismo modelo estilístico de la prosa latina medieval y de la poesía bíblica, sobre todo el del Cantar de los cantares.

La plegaria, cuyo ritmo lento recuerda los rezos matutinos, es de una extraordinaria belleza. Comienza elogiando la grandeza de Dios y continúa con la belleza y la bondad del sol y los astros, a los que alaba como hermanos; para la humildad del hombre reclama el perdón y la dignidad de la muerte. La maestría poética con que quedó expresado en esta composición el ideal franciscano tuvo importantes consecuencias literarias y religiosas.

https://www.biografiasyvidas.com/biografia/f/francisco_asis.htm

El Cántico de las Criaturas, escrito por San Francisco de Asís es también conocido como el Cántico del Sol (en italiano: “Cantico di frate Sole,” en ocasiones es traducido como “Cántico del Hermano Sol”), o Laudes Creaturarum (“Alabanza a las Creaturas”). Este himno fue escrito durante el período de transición en el desarrollo del lenguaje italiano del latín, y es la literatura vernácula más antigua escrita en dialecto umbro.

El Cántico consta de tres secciones:

Una alabanza a Dios por sus criaturas como el “Hermano Sol,” la “Hermana Luna,” el “Hermano Viento,” la “Hermana Agua”

Esta sección del Cántico fue escrita al final de la vida de San Francisco (1224) mientras se recuperaba de una enfermedad en San Damiano junto a Santa Clara y las Hermanas Pobres. En este punto en su vida, San Francisco estaba casi totalmente ciego, y sin embargo a través de su sufrimiento, compuso este himno de alabanza a Dios por todas las maravillas de la creación.

Una alabanza para quienes perdonan por amor a Dios y soportan las pruebas en paz

La segunda parte del Cántico fue compuesta cuando Francisco reconcilió al obispo y el podestá (Primer Magistrado) de Asís. Él envió sus frailes a cantar la primera parte del cántico frente a ellos, lo cual dio paso a su reconciliación.

Una alabanza para «Hermana la Muerte Corporal» y para "aquellos a quienes encuentre en tu santísima voluntad"

De acuerdo a la tradición, fue la primera vez que el Cántico fue cantado en su totalidad por Francisco y los Hermanos Angelo y Leo, dos de sus compañeros originales, en el lecho de muerte de Francisco. El verso final alabando la "Hermana Muerte" se dice fue agregado apenas unos minutos antes de la muerte de Francisco.

https://www.cathdal.org/home-es/canticle-of-the-creatures-the-hymn-of-st-francis-of-assisi-that-inspired-laudato-si

 

LA VISIÓN DE ESPOLETO

La verdad era, en efecto, que nuestro joven estaba aún lejos de ser lo que se llama un convertido; llevaba en su corazón el vacío, pero no podía ni sabía llenarle. A medida que iba adelantando en su convalecencia y recobrando las perdidas fuerzas, más se iba engolfando de nuevo en la vida mundana, como antes de caer enfermo, si bien con una diferencia asaz notable: que ahora no gustaba los goces que se procuraba; una vaga inquietud le perseguía por doquiera, robándole el reposo; sentía en lo más hondo del alma un aguijón que sin cesar le impelía hacia adelante; lo pasado no tenía para él ningún interés; lo porvenir sí que encerraba heroicas hazañas, raras y maravillosas aventuras.

La vida del caballero vino a presentársele de nuevo cual la única bastante a satisfacer sus vagos anhelos de grandeza y gloria. Excitada desde la infancia su fantasía con los relatos del rey Arturo y de los compañeros de la Tabla Redonda, quiso ser él también un caballero del Santo Grial, recorrer el mundo, derramar su sangre en aras de las nobles causas y volver después a su patria cubierto de gloria inmortal.

Sea de esto lo que fuere, lo cierto es que Francisco fue a Roma por aquel tiempo, aunque de tal visita tenemos pocas noticias. Entrando por la vía Flaminia, es verosímil que al punto se dirigiera a San Pedro, donde es seguro que halló gran número de peregrinos que, conforme a las costumbres observadas en casos tales, echaban monedas, a guisa de ofrendas, por la fenestella o ventanilla enrejada de la tumba del Apóstol. Los más, naturalmente, no echarían sino pequeñas monedas de vellón; pero nuestro peregrino, no del todo curado todavía de su antiguo espíritu de ostentación, como llevaba la bolsa bien abastecida, gracias a la solicitud de su madre, arrojó todo un puñado de piezas de oro por entre los barrotes de la ventana; y fue de manera que los circunstantes, al percibir el sonoro choque de las monedas contra el pavimento, se maravillaron, pensando quién podría ser aquel peregrino tan locamente pródigo de su dinero.

Mientras ellos cavilaban, Francisco, saliendo de la iglesia, llamó con cierto signo de cabeza a uno de los mendigos, le pidió sus harapos y, vestido de ellos, se volvió a donde estaban los demás a realizar, por fin, el objeto principal de su viaje a Roma, implorando, a las puertas del templo,3 la caridad de los que entraban y salían. Sobre el estado de ánimo en que él se encontraba a la sazón, habla bien claro uno de sus biógrafos, quien nos dice que «pedía limosna en francés, lengua que él gustaba mucho de emplear, aunque no la poseía con perfección». El francés era para él la lengua de la poesía y de la religión, la lengua de sus más dulces recuerdos y de sus momentos más solemnes, pues a ella recurría cuando su corazón rebozaba de júbilo y entusiasmo, desdeñando entones su lengua vernácula por manoseada y vulgar; el francés era por excelencia la lengua nativa de su alma; siempre que hablaba en ella, todos sabían que estaba lleno de contento.

Ignoramos cuanto duró su estancia en Roma. Tal vez sólo un día. Los biógrafos se limitan a decir que, tan pronto como cumplió su deseo de participar del pan de los mendigos, depuso los harapos y, volviendo a tomar sus propios vestidos, se volvió a su patria. 

http://www.franciscanos.org/joergensen/juanjoergensenp2.html

 

ORDEN FRANCISCANA

La Orden Franciscana o franciscanos como se les conoce familiarmente, es una Orden de frailes mendicantes de la religión católica fundada en 1209 por Francisco de Asís. Su atributo simbólico más evidente es el cordón de 3 nudos que simboliza la pobreza, castidad, obediencia y que el franciscano lleva atado a la cintura como parte de su hábito. En la arquitectura también puede verse esculpido este cordón.

Las tres ramas

La Primera Orden de los frailes menores franciscanos se fue dividiendo en tres ramas: ObservantesConventuales y Capuchinos, a partir de cismas internos y debido a una diferente interpretación de las enseñanzas de San Francisco. La rama más moderna de estas tres es la de los Capuchinos cuya existencia canónica data de 1528 cuando el papa Clemente VII aprobó la reforma. Estos capuchinos tomaron como modo de vida la predicación, el apostolado de la caridad y la ayuda social, todo dentro de la mayor austeridad recomendada no sólo para los propios frailes sino para sus conventos e iglesias. Adoptaron como hábito el mismo que recomendó San Francisco distinguiéndose la capucha puntiaguda y larga que les dio nombre e identidad.

Los capuchinos se establecieron en Castilla en 1609, constituyéndose en provincia independiente en 1618. En sus comienzos contaron con una gran oposición de los frailes descalzos (de su misma orden).

http://enciclopedia.us.es/index.php/Orden_Franciscana

 

 “Paz y Bien”

San Buenaventura nos relata que Francisco, movido por el Espíritu divino, comenzó a desear vivir la perfección evangélica y a invitar a los demás a que se convirtiesen, usando para ello palabras penetrantes y llenas de virtud celestial. «Al comienzo de todas sus predicaciones saludaba al pueblo, anunciándole la paz con estas palabras: "¡El Señor os dé la paz!". Tal saludo lo aprendió por revelación divina, como él mismo lo confesó más tarde. De ahí que, según la palabra profética (Is 52,7) y movido en su persona del espíritu de los profetas, anunciaba la paz, predicaba la salvación y con saludables exhortaciones reconciliaba en una paz verdadera a quienes, siendo contrarios a Cristo, habían vivido antes lejos de la salvación» (LM 3,2). Y el Espejo de Perfección nos dice: «También le fue revelado el saludo que habían de emplear los hermanos, como hizo escribir en su Testamento: "El Señor me reveló que debiera decir al saludar: El Señor te dé la paz" (Test 23). En los orígenes de la Religión, yendo de camino... saludaba a todos, hombres y mujeres y a los trabajadores del campo, diciendo: "El Señor os dé la paz". Como no habían oído nunca que otros religiosos saludaran así, les extrañaba muchísimo. Y algunos, malhumorados, replicaban: "¿Qué intentáis decirnos con este saludo?". De modo que su compañero comenzó a avergonzarse y pidió así al bienaventurado Francisco: "Permíteme que salude de otra manera". El bienaventurado Francisco lo animó diciendo: "Déjales que digan lo que quieran, porque no perciben las cosas de Dios. Pero tú no te encojas de ánimo, porque habrá muchos nobles y principales de este mundo que por este saludo te mostrarán, a ti y a los hermanos, reverencia..."» (EP 26).

https://www.franciscanos.org/espiritualidad/LamadridAG-PazYBien.html

 

La oración de Francisco de Asís

Por Telesforo A. Isaac

Fecha 18 enero 2020

 “La Oración de San Francisco de Asís, también llamada Oración simple u Oración franciscana por la paz, es un poema escrito probablemente a principios del siglo XX pero atribuido hasta fines de ese siglo al fraile italiano Francisco de Asís (1182-1228). Investigaciones posteriores realizadas por el académico francés Christian Renoux permitieron entrever los verdaderos orígenes de la oración, cuya autoría continúa siendo incierta. Con todo, la oración fue objeto de análisis y predicación por personalidades contemporáneas de variada extracción. Esta oración es hoy una de las devociones más populares dentro del cristianismo, reconocida como una síntesis -hasta el presente anónima- del ideario vivido por el «santo de Asís»”. (Wikipedia Español)

Esta oración atribuida a Francisco de Asís ha conquistado el espíritu de los humanos en tiempo y términos modernos y tiene influencia que fulgura en la mente y corazones de muchos. La invocación se implora en el mundo cristiano y en múltiples idiomas y comunidades religiosas de diferentes tradiciones de fe y devociones.

Señor, haznos instrumentos de tu paz.

https://almomento.net/la-oracion-de-francisco-de-asis/

San Francisco de Asís

En la época en la que vivió el pobre de Asís, el siglo XII, se pensaba que la TAU era un signo que te protegía de la peste y la gente lo solía llevar como un amuleto. Pero para San Francisco fue mucho más que eso, él lo adoptó como su firma.

 

"La señal de la TAU era la preferida sobre toda otra señal, con ella sellaba Francisco las cartas y pintaba las paredes de las pequeñas celdas (3C 3) [8]

San Buenaventura, fue otro importante biógrafo de San Francisco, en él se inspirará Giotto para realizar su ciclo de frescos de la Basílica Superior de Asís: "El hermano Pacífico, mereció ver de nuevo en la frente de Francisco una gran TAU, que, adornada con variedad de colores embellecía su rostro con admirable encanto. SE ha de notar que el Santo veneraba con gran afecto dicho signo; lo encomiaba frecuentemente en sus palabras y lo trazaba constantemente con su propia mano al pie de las breves cartas que escribía, como si todo su cuidado se cifrara en grabar la cruz TAU -según el dicho profético- sobre las frentes de los hombres que gimen y se duelen (Ez 9,4), convertidos de veras a Cristo Jesús. (TC 28-29)"

https://www.monografias.com/trabajos93/tau-historia-y-significado/tau-historia-y-significado.shtml

 

Santa Clara de Asís

(1194/07/16 - 1253/08/11)

Santa Clara de Asís
Chiara Scifi

Religiosa italiana

Nació el 16 de julio de 1194 en Asís.

Hija del conde Favarone di Offreduccio degli Scifi. Fue criada en el seno de una familia rica y noble.

Clara tuvo un carácter independiente y rechazó el matrimonio concertado por su familia.

Del matrimonio de Favarone con Ortolana, nacieron otras dos hijas. Catalina y Beatriz. A la Primera, Francisco le cambiará el nombre por el de Inés, cuando más tarde se incorpore con Clara en el monasterio.

 En la primavera de 1211, Clara escuchó por vez primera predicar a Francisco en la Catedral de San Rufino, un elocuente discurso sobre la pobreza. A partir de este momento, Clara se sintió atraída por la propuesta de Francisco de vivir libre para Dios. El Domingo de Ramos, 28 de marzo del mismo año, Clara y Francisco planearon su huida de del palacio paterno, y la noche de ese mismo día, Clara fue recibida por Francisco y un grupo de Frailes en la iglesita de la Porciúncula. Allí, con velas encendidas, recibieron a Clara, y Clara por manos de Francisco hizo su consagración total a Dios, renunciando a las vanidades del mundo. Como señal de renuncia, Francisco le cortó la cabellera, la cual significaba su renuncia a la realeza y el estatus de la familia de los Favarone, a la que pertenecía Clara. Con este signo, Clara también renunció no sólo a sus bienes materiales, sino también a su familia.

A partir de este momento, la familia Favarone al enterarse de la fuga de Clara, iniciaron su búsqueda por toda la región de Asís. Pero, Francisco, apresurándose a la reacción de la familia Favarone, llevó a Clara a un monasterio de monjas Benedictinas, llamado monasterio de San Pablo, situado en las proximidades de la actual Bastia, no lejos de Asís, porque en ese tiempo, los monasterios gozaban de un privilegio de la Santa Sede, que consistía en el “derecho de asilo”, que penalizaba cualquier tipo de violencia en los lugares sagrados con pena de excomunión. Al poco tiempo, Francisco junto con el hermano Felipe y Bernardo, trasladaron a Clara del monasterio de San Pablo a otro monasterio benedictino de Santo Angelo de Panzo, con la finalidad de evitar alguna embestida más por parte de sus parientes. De este monasterio Francisco traslada a Clara a la iglesita de San Damián, el lugar que servirá de monasterio a Clara y que más tarde se convertiría en el santuario de la pobreza para Clara y sus seguidoras.

Con la ayuda y el consejo de san Francisco y a pesar de la oposición de su familia, fundó la orden de monjas franciscanas conocida como la orden de las Damas Pobres, se fundó el 20 de marzo de 1211, y de un modo más popular llamada Clarisas Pobres.

Clara de Asís falleció en Asís el 11 de agosto de 1253 y fue enterrada en la iglesia de San Jorge.

El 15 de agosto de 1255 fue canonizada por el papa Alejandro IV.

  

https://sites.google.com/site/provinciafranciscanamichoacan/segunda-orden-franciscana/biografia-de-santa-clara-de-asis

 

¿Por qué la Porciúncula es trascendental en la vida de San Francisco y la Iglesia?

 

Cada 2 de agosto los fieles del mundo pueden recibir la indulgencia plenaria de la Porciúncula o también llamado “Perdón de Asís”, una gracia que data de 1216 a pedido de San Francisco.

La Porciúncula es una pequeña capilla dentro de la Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles, en Asís (Italia). Nombrada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, es un lugar concurrido por miles de peregrinos y de gran importancia para la Iglesia por cuatro razones:

1.- Dio origen a la Orden Franciscana

San Francisco descubrió su vocación y vivió la mayor parte de su vida en ese pequeño templo deteriorado y que fue donado por los benedictinos.

El Ministro Provincial de la Orden Franciscana en Chile, P. Isauro Covili, explicó a ACI Prensa que San Francisco consideró el lugar como “una pequeña porción del Cielo en la tierra”, por lo que decidió reconstruir el templo ayudado por otras personas y leprosos.

“Ese lugar constituye los inicios de la Orden Franciscana, de la vida evangélica de San Francisco y de Santa Clara”, indicó el P. Covili en 2018.

“San Francisco siempre se preocupó que los hermanos que habitaban el lugar fueran los más virtuosos”, ya que lo consideró “un lugarcito donde el Cielo se hacía presente”, agregó.

2.- Las almas encuentran el perdón

En 1216, mientras San Francisco rezaba en la Porciúncula por la salud de las almas y los pecadores, se le aparecieron Cristo y la Virgen rodeados de ángeles.

El santo pidió al Señor la indulgencia para todos los que visitaran el templo. Con esta fue otorgada por Jesús, San Francisco visitó al Papa Honorio III que concedió la autorización eclesial.

“Esta indulgencia representa la vida penitencial que es un retorno permanente a Dios, es volverse a Dios desde las entrañas, desde el amor de Dios, de Jesús mismo que habla y ama entrañablemente”, manifestó el P. Covili.

El sacerdote explicó que “una indulgencia es una experiencia profunda de espiritualidad y de perdón; y esta fue pedida por San Francisco para la Iglesia y todos los que quisiesen reparar situaciones personales y comunitarias, y experimentar el amor de Dios que repara y que purifica el corazón”.

3.- Invita a renovar la misión

El P. Covili sostuvo que “la Porciúncula es un reclamo a la vida y la dignidad humana. Es un lugar donde San Francisco vive el Evangelio de Jesús; y estando ahí enviará a los primeros hermanos en misión”.

“Esta es una fiesta que nos remite volver a Jesucristo, al Evangelio, a lo esencial, abrazar al pobre, al excluido, es una fiesta que dice relación con la fraternidad, la comunión y el diálogo”, afirmó.

Además, dijo que “es una oportunidad para que la Iglesia se renueve desde el encuentro con la Palabra y desde el anuncio misionero”.

4.- Da valor a la mujer

Santa Clara, animada en su vida espiritual por San Francisco, se dirigió a este lugar en 1212 para consagrar su vida a la Orden de los Hermanos Menores.

Ese mismo año Santa Clara y San Francisco fundaron la segunda orden franciscana o de hermanas clarisas.

La amistad, fraternidad y guía de San Francisco en la vida de Santa Clara es una expresión del “valor de lo femenino que hoy nos desafía a reconocerlo e incorporarlo como expresión real en la vida de la Iglesia”, dijo el sacerdote.

En particular, la fiesta de la Porciúncula le “hace muy bien a la Iglesia” por ser “una oportunidad de renovarse desde lo esencial, es un retorno hacia Jesucristo, hacia una vida más profunda, una Iglesia más desde la comunión, desde el anuncio misionero”, finalizó el provincial.

            https://www.aciprensa.com/noticias/por-que-la-porciuncula-es-trascendental-en-la-vida-de-san-francisco-y-la-iglesia-58222

 

  ¿Por qué Santa Clara es patrona de la televisión?

11 DE AGOSTO DE 2017

Este viernes los católicos recuerdan el día de Santa Clara de Asís, patrona de la televisión y las telecomunicaciones. Pero, realmente sabemos ¿A qué se debe este patronazgo? En esta nota te contamos el insólito milagro que la consagró.

Una noche de Navidad de 1252, Santa Clara, en cama, sin buena salud y ya en su lecho de muerte, lamentó no poder asistir a la misa que se celebraría en la basílica de San Francisco en la ciudad de Asís (Italia), para recordar el nacimiento del Niño Jesús, a la que acudieron las otras religiosas de la Segunda Orden Franciscana, más conocidas como las hermanas clarisas.

Al llegar de la celebración eucarística, sus hermanas quisieron contarle la homilía y todo lo que escucharon en la misa, pero ella alegó que no era necesario porque había participado de la celebración con una proyección en la pared de su habitación.

"En esta época está demás aclarar que no existían este tipo de avances tecnológicos y no se sabía aun lo que sería una televisión", explicó el padre Valentín Pesente, capuchino y asesor de la Asociación de Comunicadores Católicos del Paraguay (ACCP), a ULTIMAHORA.COM

Esto fue considerado en el Vaticano como un milagro de quien fue declarada santa y patrona de la televisión en 1958 por el papa Pío XII. La religiosa fue también consagrada como patrona de los clarividentes, de los orfebres y del buen tiempo.

https://www.ultimahora.com/por-que-santa-clara-es-patrona-la-television-n1101588.html

   

El primer «Nacimiento» viviente

En aquella ocasión, quiso celebrar el acontecimiento y hacer algo especial que ayudase a la gente a recordar al Cristo Niño y su nacimiento en Belén.

Una de las tradiciones más arraigadas es la puesta del nacimiento del Niño Jesús cerca o bajo el árbol de Navidad. Pero ¿Sabes de dónde proviene esta tradición? ¿Quién la inició? Nos cuenta Tomás de Celano que San Francisco de Asís pasó la Navidad de 1223 en Greccio, una pequeña población de 1,500 habitantes, situada entre Roma y Asís, a 15 kilómetros de Rieti, en la pendiente del Monte Lacerone y a 705 metros de altitud. En la actualidad, un santuario dedicado al santo se encuentra a poco más de dos kilómetros, encima de una escarpada roca y rodeado de bosques de encinas. Desde la explanada se contempla el castillo de Greccio y una hermosa vista del valle de Rieti. A San Francisco le gustaba este lugar porque, según cuenta su biógrafo Tomás de Celano, le parecía “rico en su pobreza”, y porque decía que no había visto ningún otro con tantas conversiones como éste. Muchos de sus habitantes, empezando por Juan Vellita, señor de Greccio, profesaron la Regla de la Tercera Orden, hoy Orden Franciscana Seglar, y llevaban una vida de penitencia en sus propias casas. Cada día, a una determinada hora, los frailes entonaban las alabanzas del Señor y la gente del castillo, grandes y pequeños, salían de sus casas y respondían: “Alabado sea el Señor”.

Que esta Navidad Cristo haya nacido en nuestros corazones y, como San Francisco de Asís, le demos un lugar preponderante en nuestras vidas para proclamar con fervor: ¡Oh alto y glorioso Dios! Ilumina las tinieblas de mi corazón. Dame la recta esperanza y caridad perfecta; sentido y conocimiento, Señor, para que siga tu santo y veraz mandamiento. Que el Señor nos bendiga y nos guarde.

http://www.informador.com.mx/suplementos/2010/259321/6/el-primer-nacimiento.htm

 

Francisco de Asís, patrono de la ecología

Hace 35 años San Francisco de Asís fue proclamado Patrono de la Ecología

Un día como hoy hace 35 años San Juan Pablo II nombró a San Francisco de Asís Patrono de la Ecología, quien se distinguió por su devoción a la naturaleza como “magnífico don hecho por Dios a la humanidad”.

A continuación, la bula con la que San Juan Pablo II proclamó a San Francisco de Asís como Patrono de la Ecología:

“Entre los santos y los hombres ilustres que han tenido un singular culto por la naturaleza, como magnífico don hecho por Dios a la humanidad, se incluye justamente a San Francisco de Asís. El, en efecto, tuvo en gran aprecio todas las obras del Creador y, con inspiración casi sobrenatural, compuso aquel bellísimo ‘Cántico de las Criaturas’, a través de las cuales, especialmente del hermano sol, la hermana luna y las estrellas, rindió al omnipotente y buen Señor la debida alabanza, gloria, honor y toda bendición.

Por eso, con loabilísima iniciativa, nuestro hermano, el cardenal Silvio Oddi, Prefecto de la Sagrada Congregación para el Clero, en nombre especialmente de los miembros de la Sociedad internacional Planning environmental and ecologycal Institute for quality life, ha expuesto a esta Sede Apostólica el deseo de que San Francisco de Asís sea proclamado celeste Patrono de los cultivadores de la ecología.

Por tanto, Nos, conocido el parecer de la Sagrada Congregación para los Sacramentos y el Culto Divino, por medio de estas nuestras Letras y a perpetuidad, proclamamos a San Francisco de Asís, celestial Patrono de los cultivadores de la ecología, con todos los honores y privilegios litúrgicos inherentes. No obstante, cualquier norma en contrario. Así lo disponemos, ordenando que las presentes Letras sean religiosamente conservadas y logren, en el presente y en el futuro, su pleno efecto.

Dado en Roma, junto a San Pedro, bajo el anillo del Pescador, el día 29 de noviembre del año del Señor 1979, II de nuestro pontificado.

JOANNES PAULUS PP. II”.

https://www.aciprensa.com/noticias/hace-35-anos-san-francisco-de-asis-fue-proclamado-patrono-de-la-ecologia-17181

Algunas claves de la espiritualidad franciscana

Desde siempre se ha atribuido a Francisco el don de haber sabido leer en su momento histórico lo nuclear del evangelio de Jesús. Se le ha considerado una puerta de acceso y de acercamiento a Jesús. Por eso creemos que también hoy tiene mucha actualidad y puede ayudarnos en este momento histórico, convulso como el suyo, a acercarnos a Jesús y a los valores nucleares del evangelio para encontrar allí el sentido profundo que Francisco encontró. Tenemos la convicción de que la espiritualidad franciscana es una relectura de lo cristiano que puede darnos luces en nuestras diversas búsquedas personales. Por tanto, se la considera, no como un fin en sí misma, sino como camino para facilitar una comprensión actual de la fe cristiana o para profundizar en ella.

La espiritualidad franciscana nos remite a la vida de Francisco de Asís y al significado que ha tenido en la historia del franciscanismo. Quisiéramos resumir en este apartado algunas claves de espiritualidad franciscana. Lo queremos hacer de una manera muy sintética y con lenguaje actual. Por eso, este resumen no tiene pretensiones de exhaustividad ni de interpretación científica. Son simplemente unos apuntes introductorios que persiguen sugerir la vigencia y actualidad del mensaje de Francisco de Asís, ocho siglos después. Francisco de Asís es mucho más de lo que aquí se expresa; pero conocerlo de una manera más profunda es uno de los alicientes de este camino que ahora se inicia.

1.1. La búsqueda personal del Absoluto

“¿Quién eres tú, Dios, ¿y quién soy yo?”. Francisco fue un hombre de búsquedas y preguntas que le llevaron al encuentro y la relación personal con Dios. “Señor, ¿qué quieres que yo haga?”. En este proceso de preguntas y búsquedas va intuyendo que su camino es ser seguidor de Jesús y de su Palabra evangélica. La espiritualidad franciscana implica una voluntad de relación incesante y personalizada con Dios y de seguimiento de la vida de Jesús mediante la escucha y lectura de su Palabra.

1.2. La humildad

La humildad en la vida de Francisco se plasma en diferentes movimientos: humildad ante Dios, pobreza espiritual; humildad ante uno mismo para conocerse verdaderamente; y humildad con los otros: minoridad como comunión de vida. Renuncia, en definitiva, a toda pretensión de poder espiritual o material. La espiritualidad franciscana es interpelación que nos invita a afrontar la vida y nuestras dificultades y posibilidades desde un profundo sentido de la humildad, es decir, desde la conciencia de nuestra verdadera limitación. Nos invita a ser pobres, conscientes de nuestra verdad y menores como itinerario de autenticidad espiritual, personal, vital y convivencial.

1.3. La solidaridad

Francisco encuentra en Dios el sumo bien. Tanto amor no se puede esconder. Es para agradecerlo y compartirlo. El regalo de Dios se convierte en empeño a favor de los otros, nos hace ser mensajeros de la paz y el bien. Poder anunciar a cada hombre y a cada mujer que “Tú también eres amado por Dios” y no sólo decírselo, sino plasmar con nuestro comportamiento una solidaridad humana que le permita comprobarlo. La espiritualidad franciscana en la vida concreta de cada persona es vivencia agradecida y humilde de entrega, compromiso, generosidad y altruismo con los otros, especialmente con los últimos. El franciscanismo es expresión de los resortes ocultos en los que anida la bondad de cada hombre y cada mujer, y es anuncio de la paz y el bien que Dios nos ofrece.

1.4. La fraternidad

Vivir la fraternidad es una clave central en el itinerario de Francisco de Asís. Fraternidad en la propia orden: “ninguno tenga potestad o dominio sobre los demás”; fraternidad con la iglesia, para vivir la comunión eclesial; y fraternidad universal: la creación, los seres humanos, el mundo, la naturaleza, las dificultades, la alegría… todo se vuelve fraternidad. Buscando a Dios se encuentra con un nuevo corazón. Aprende a mirar todo con los ojos y la mirada de Jesús. La espiritualidad franciscana es una vocación de apertura a esa nueva mirada fraterna y no violenta con la dignidad humana de cada persona y con todo lo que nos rodea.

 https://www.asissarea.org/es/que-es-la-red-asis/algunas-claves-de-la-espiritualidad-franciscana

© 1967 - 2020 Colegio Particular Mixto Santa Clara

dSigner FretelWEB.com